Reflexiones de Pepe

Ah! Cuando la calidad de la sociedad pueda sustituir a la cantidad, entonces merecerá la pena vivir aunque sea en el gran mundo, pero cien necios puestos en montón no hacen un hombre de talento “. Arthur Schopenhauer

Y para nosotros ¿qué es un “hombre de talento”? Desde mi punto de vista, solo un “hombre de talento” puede ser capaz de definirse a sí mismo. Yo no me puedo considerar a mi mismo un “hombre de talento” y es por eso que intentaré hacer una aproximación para definirlo de la mejor manera posible.
Para mi un “hombre de talento” a de enseñar siempre cómo es él/ella, sin importarle donde esté, con quién este, cómo ni cuando. Creo que este tipo de persona a de tener: disposición, humildad, libertad, felicidad, amabilidad, flexibilidad, interdisciplinaridad, emprendedor, empático, honesto, sentido del humor, aceptar la realidad, tener confianza, esperanza, saber perdonar, tener buenos modales y paciencia en cualquier situación.

Desde mi punto de vista los aspectos más difíciles a poder cumplir són: disposición, libertad y saber perdonar.
Tener disposición en todo momento considero algo muy complicado, ya que pienso que el mismo institinto humano (alma) se deja llevar por aquello que realmente siente importante para él o ella, y no siempre se está dispuesto de la misma manera en todas las situaciones. Además, no siempre es el alma el único factor, hay veces en las que también puede influir el cansancio o aquello que realmente pensamos sobre lo que hemos de realizar.
Respeto a la libertad, considero que es algo muy difícil de poder tener siempre, ya que el mismo mundo o las mismas leyes nos ponen límites de libertad, es decir, muchas veces dejamos de ser libres pensando lógicamente en las consecuencias que puede conllevar aquello que nos llena. Por ejemplo, a quién le gusta mucho la música y no la puede poner muy alta, porque puede molestar a sus vecinos y le pueden multar. Por lo tanto, pienso que las personas libres son aquellas que su libertad es bastante concreta y no excede límites.
Otra característica que encuentro muy complicada de aceptar, es la de saber perdonar. Muchas veces nos cuesta mucho pedir perdón, ya sea por propio orgullo, por una pérdida… Pienso que una persona con talento, realmente conoce como puede pedir perdón. Entre otras cosas, es por eso que no me considero una persona con talento, ya que hay veces que me cuesta mucho pedir perdón y acabo sin decir-lo.

Tal y como decia Nietzsche: “Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los “cómos”.

Pepe Sánchez

Reflexiones de Alex

¿Hay vida mas allá de la tierra?

¿Donde estamos realmente?

¿A qué estamos destinados?

¿Cuáles son nuestros objetivos en la vida?

¿Cuántas vidas tenemos?

¿Nos están constantemente observando?

¿Somos el producto de algo superior?

Todas estas preguntes pasan por mi cabeza constantemente, especialmente cuando cierro los ojos y me paro a pensar, pensar de verdad, pensar sobre todas aquellas coses que quizás nos preguntamos pero realmente no pensamos.

Creo, que de alguna forma estas preguntas podrían ser respondidas por otros, pero también creo, que somos nosotros quien las hemos de responder, pues de no ser así, pecaríamos de ignorantes, ya que estaríamos escuchando la respuesta de alguien a quien no sabemos si conoce la verdad.

Justo en este mismo instante, después de haber hecho 10 ejercicios de mates, me paro a pensar en estas preguntas y me doy cuenta de que debe haber alguna razón por la que constantemente hagamos lo que otros nos dicen. Si fuéramos realmente libres, nadie nos insistiría y obligaría a hacer lo que hacemos, simplemente, pensaríamos y actuaríamos.

Ahora me doy cuenta de que tengo algo de nietzscheano tengo, pues uno de los aforismos que defiende Nietzsche dice que sin música, la vida sería un error.

Alex Reyné

¿Qué es la inteligencia?

¿Que consideramos como inteligencia?

¿Puede todo el mundo dirigir su propio comportamiento? ¿Una persona que no tenga estudios y que no se haya culturizado durante toda su vida se puede considerar una persona inteligente?

Creo que la inteligencia se va desarrollando a medida que aprendemos de nuestras experiencias, sobre todo de nuestros fracasos. Considero que una persona sin estudios y sin ningún tipo de nivel cultural puede llegar a ser inteligente, puede que tenga la habilidad para serlo pero no lo desarrolla y por lo tanto se queda en la ignorancia. A veces la inteligencia se nos da pero la desaprovechamos con actos estúpidos y por lo tanto no desarrollamos nuestras propias capacidades.

Platón nos dice que la inteligencia no es adquirir alguna cosa nueva, él nos dice que sólo tenemos que recordar para desarrollar nuestra inteligencia (teoría de la reminiscencia). Personalmente no estoy de acuerdo con Platón ya que la inteligencia solo se puede conseguir a través del conocimiento y este sólo lo podemos conseguir descubriendo y aprendiendo cosas nuevas. Por contra, comparto la opinión de los empiristas que creen que cuando nacemos somos una hoja en blanco que la vamos llenando de conocimiento a medida que aprendemos de las experiencias.

Creo que la inteligencia y el conocimiento están muy ligados entre si ya que para tener inteligencia tienes que haber desarrollado un conocimiento que se adquiere a través del estudio y de la cultura. Un niño recién nacido no tiene inteligencia alguna, pero a medida que se va haciendo mayor va aprendiendo cosas nuevas (conocimiento) que hacen que desarrolle la inteligencia.

Jose Antonio Marina define la inteligencia como “lo que un sujeto hace con sus capacidades”. Discrepo en una de las ideas del filósofo ya que creo que una persona sin estudios no puede desarrollar ni decidir con sus capacidades, es decir, una persona sin educación es una persona sin inteligencia, por eso creo que la filosofía nos hace desarrollar la inteligencia, la opinión sobre las cosas y eso hace que seamos mejores pensadores, conozcamos mucho más el mundo y cómo consecuencia seamos más inteligentes.

A veces, reflexionar, no es signo de no tener inteligencia ni conocimiento sino que cómo bien dijo Bertrand Russell: “El problema de la humanidad es que los estúpidos están seguros de todo y los inteligentes están llenos de dudas”.

Albert Cabanes